Boda vintage al aire libre

Boda vintage al aire libre. ¿Por dónde empezar?

Boda vintage al aire libre. ¿Por dónde empezar?

¡Ay! Ese momento en el que le dices a tu pareja que sí quieres casarte y empiezan a aparecer en tu mente infinidad de opciones entre las que celebrar tu boda. ¿Te suena? Bueno, por un lado todo es felicidad y alegría, pero por otro… Lo cierto es que puede resultar un auténtico quebradero de cabeza saber, si quiera, por dónde empezar.

Y, como ya sabes, nuestro objetivo principal es hacerte la vida más fácil. Así que, aquí va nuestra idea… ¿Qué te parecería celebrar una boda vintage al aire libre? Una idea perfecta, ¿no crees? Te aseguramos que el resultado es increíble y que tanto vosotros como los invitados vais a quedar encantados con la boda.

Ahora llega el momento de ser sinceras, llevas pensando tu boda desde los 5 años y, sí o sí, ¡tiene que ser perfecta! Te decimos cómo hacer que tu boda vintage sea todo un éxito. ¿Te apuntas?

Qué tener en cuenta para que tu boda vintage sea perfecta

Estos son los detalles en los que sí o sí tienes que centrarte para que no falte ni un solo detalle. Coge la agenda de tu boda, ¡empezamos!

Lo primero, elegir dónde la vas a celebrar

Nuestra opción es que la hagas al aire libre. Puedes optar por una gran finca o bien, ir más allá, y hacerla en medio de la naturaleza. Debes saber que hay parques naturales que te permiten celebrar tu boda. Si optas por una finca o restaurante, asegúrate de que tiene ese toque vintage que necesitas. Es decir, que tenga un espacio al aire libre que te permita decorarlo de forma perfecta.

Olivos, almendros, césped, caminos de tierra… El escenario perfecto para una boda de ensueño. Eso sí, también debes tener en cuenta que sea cómodo. Es decir, que tanto vosotros como los invitados podáis llegar sin tener que ir subidos en un tractor o 4×4. Parece una broma, pero aunque en parte sí o es, lo cierto es que es importante tenerlo en cuenta para que no sea una odisea poder llegar allí.

Ahora, decide el cuándo

Al hacer una boda al aire libre tienes que tener claro, con más razón, en qué época del año te gustaría celebrarla. El verano puede parecer una época perfecta pero, si vives en una zona de mucho calor es posible que hagas que más de uno se derrita. Si optas por el verano asegúrate de que tus invitados tienen bebidas frías y algún detalle para taparse del sol como sombrillas de época.

Para nosotros, sin duda, las mejores estaciones para celebrar una boda vintage son el otoño y la primavera. De hecho, ambas ofrecen un escenario precioso debido al tono de las hojas de los árboles y las flores. Eso sí, es muy importante que tengas un plan B preparado. La lluvia, queramos o no, puede aparecer y estropearnos nuestra idea. Así que ten contratada una carpa por lo que pueda pasar.

¿Qué tonos quieres para tu boda?

Sí, puede parecerte una auténtica tontería. Pero si quieres una boda vintage como toca, tienes que elegir la paleta de colores que va a dominar la decoración. Tonos en color lilas, verdes, rosas, azules… ¡Tú decides! Lo importante es que sean tonalidades pastel y que hagan que el estilo sea concordante en toda la ceremonia. Verás como el resultado te encanta. Y ojo, no es tan difícil conseguir el mismo tono en todo, ¡prometido!

Tu vestido, la clave

Nada de colas infinitas ni vestidos voluptuosos. Lo sencillo y lo chic son indispensables en una boda vintage. Tan solo tienes que echar la vista atrás a la boda de tu madre o abuela. De hecho, créenos, son muchísimas las novias que optan por arreglar un vestido antiguo y utilizarlo. Es un detalle tan bonito que seguro que te lo puedes plantear. Si quieres uno nuevo, opta por telas finas, tul o gasa.

Aquí también es importante el tema del peinado y el maquillaje. En el primer caso la melena suelta con algún toque floral puede ser ideal y, en el caso del maquillaje, sigue la tonalidad pastel para que no resulte demasiado excesivo.

Lo mismo ocurre con el vestido de los invitados e invitadas. En la invitación estaría genial que dejaras claro cuál va a ser la temática de la boda. Por ejemplo, inspirada en series de época o, directamente, para ellos, con esmoquin. Todo muy al estilo de la serie ‘Mad men’ o ‘Las chicas del cable’. No estaría de más ponerlo en la invitación para que toda la boda sea acorde a lo que quieres.

La decoración de las mesas y el espacio

Antes ya te hemos hablado de la importancia de los colores pasteles y, ahora, nos centramos en los accesorios que no pueden faltar. Aquí lo antiguo (vintage) es lo más ideal. Seguro que en rastrillos o anticuarios encuentras los elementos perfectos para conseguirlo.

Y, ¿qué te parecería dejar en cada mesa una cámara antigua para que puedan sacar las fotos del evento? Aquí cualquier cámara Polaroid de las que venden te valdrá. Pon un álbum en cada mesa y ellos mismos se encargarán de que tengáis el recuerdo perfecto perfecto de la boda.

También puedes echar mano de las flores para decorar el espacio. Aunque, lo cierto, es que si has elegido bien el entorno no deben de hacerte falta. Cuanto más minimalista, mejor.

La iluminación

Este punto sí que es importante. Sobre todo si la boda es al atardecer. Asegúrate de que el espacio va a quedar suficientemente iluminado para que, cuando se vaya el sol os veáis sin problemas. Aquí las guirnaldas de bombillas se pueden convertir en vuestras aliadas. Quedan muy bonitas enganchadas en los árboles y, seguro, que le dan un toque romántico.

Y ojo, aunque la boda sea de día es importante que tengáis la iluminación también colocada, ten en cuenta que las bodas (si son un éxito) se suelen alargar bastante.

El catering

Aquí también es importante que tengas en cuenta que vais a estar al aire libre. Es decir, que tiene que ser comida fresquita y hecha de la forma más natural posible. Opta por un catering de picoteo que la gente pueda disfrutar de pie. Y, por supuesto, bebidas frías. Sería perfecto optar por una tabla con batidos o cócteles y, por supuesto, un buen barril con cerveza y refrescos bien fríos.

Detalles de los invitados

Lo natural siempre triunfa. Jabones naturales, velas aromáticas, pai pai, sombrillas vintage, botellas con cerveza artesanal, joyeros, flores naturales… En definitiva, opta por detalles únicos que les vengan bien, es decir, que puedan usar. Seguro que les encanta.

Y, la música, ¡siempre en directo!

¿No te parece el toque perfecto para tu boda vintage? Una banda en directo tocando las canciones de siempre con un toque blues. Seguro que si lo imaginas, ¡te encanta la idea! Te aseguramos que será un espectáculo perfecto y que todos los invitados recordarán tu boda durante años. Seguro que encuentras una banda que recrea las canciones más míticas de la historia. La fiesta está más que asegurada. Además, todo ello en un entorno natural al aire libre es un SÍ ROTUNDO.

Como ves, en una boda vintage al aire libre cada detalle puede marcar la diferencia. Si tienes claro todo lo que te hemos contado te podemos asegurar que el resultado será como el que siempre has soñado. Y, sobre todo, disfruta al máximo de la organización de tu boda. Es un día único que no se va a volver a repetir jamás. Hazlo a tu gusto, déjate llegar, ¡y se feliz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *