Casarse en la playa

Casarse en la playa

Casarse en la playa. Por qué es una gran idea

¿Te casas? Lo sabemos. Desde el momento en el que te piden matrimonio te conviertes en una persona capaz de tener infinidad de ideas de tu día especial pero, créenos, sin tener nada claro en concreto. Y es que son tantas las ideas posibles que no sabes ni por dónde empezar. Civil, religiosa, vintage, romántica, en la naturaleza… Vamos, que ni la temática tendrás clara.

Una de las opciones que más nos gustan es la de casarse en la playa. ¿Por qué? Pues porque sin duda es una de las más bonitas y especiales. En este post te contamos todo lo que necesitas saber para que tengas una boda P-E-R-F-E-C-T-A.

Claves para conseguir que tu boda en la playa sea un éxito

Cuando te decidas por una boda en la playa tienes que tener claro esto:

Elige la mejor fecha

Y ojo, no solo porque sea verano tiene que ser la mejor estación. Ten en cuenta que en los meses de verano hace un calor horroroso (dependiendo de dónde estés) y que corres el riesgo de que tus invitados se derritan sobre la arena si no pones un poquito de sombra.

Aunque no lo creas, los meses de primavera y otoño también son muy buena opción. Corre brisa y no hace demasiado calor, así que, no los descartes así como así. Y oye, si vives en un lugar dónde el invierno no es demasiado frío y coges un buen día puede quedar una estampa preciosa.

Escoge las mejores horas

Del mismo modo que debes optar por la mejor fecha, tienes que tener en cuenta también la hora. Si la boda es en verano desde las 12 hasta las 5 el calor puede arruinar la boda. La hora perfecta es el atardecer. Imagínate lo bonito que quedaría tu enlace con un atardecer justo detrás. Bonito, ¿verdad?

Ten siempre un plan B

Y en este caso el plan B siempre suele incluir una carpa. Ten en cuenta que, aunque sea en los meses de verano pueden darse tormentas. Así que, es importante que tengas siempre preparado algo para cualquier imprevisto.

Los detalles de los invitados

Sombreros de paja, gafas de sol, abanicos, bebidas frías… Malcría a tus invitados para que el día sea perfecto también para ellos. Estas opciones son perfectas para evitar que, si hace demasiado calor, lo pasen de la mejor forma posible. Además, así, se llevarán también un recuerdo bonito de vuestro enlace. ¡Podéis hasta personalizarlos!

Cuidado con los mosquitos

Sí, es el insecto que más odiamos en los meses de verano y sentimos decirte que suelen aparecer cuando va a anochecer. ¿Nuestro consejo? Aprovecha la luz de unas velas de citronela (en vez de velas normales) y así no solo creas un ambiente romántico, ¡también os protegéis! O podéis optar por dar toallitas antimosquitos, asegúrate de que huelen bien ¿eh?

Tienes que pedir permiso

Es vital este punto. Para casarse en la playa, dependiendo del municipio, tienes que pedir algún que otro permiso. Por lo general suelen darlo sin problemas, pero es importante que lo hagas para evitarte sorpresas en pleno montaje de la ceremonia. Sobre todo en el caso de que lleves altar y sillas para los invitados.

El menú

¿El banquete también va a ser en la playa? En ese caso escoge algo sencillo y con productos frescos. Puedes optar por un catering o un bufé libre y así, de paso, consigues que los invitados estén ‘condenados’ a entenderse. Se conocerán más rápido entre ellos y seguro que lo pasan genial.

¿Una mesa de smoothies?

Si quieres marcar la diferencia es una opción perfecta. Poner un puesto de zumos y batidos naturales harán que vuestros invitados queden encantados. Y, si a eso le añadís un puestecito de cócteles para cuando el día avance haréis que la boda sea inolvidable.

El sonido

La acústica en el mar no es lo mismo que en un lugar cerrado como un juzgado o una iglesia. De hecho, ni siquiera es la misma que en las masías dónde suelen celebrarse la boda. Es importante que cuentes con un buen equipo de sonido para que todos tus invitados puedan escuchar la ceremonia sin problemas.

La música

En este caso no hay duda. La música siempre en directo. Contrata una banda para que toque durante la ceremonia y conseguiréis crear un ambiente romántico unido a la luz del atardecer y las velas. Será la boda soñada. Y, por supuesto, también opta por un buen grupo o dj para cuando empiece la fiesta.

Ventajas de casarse en la playa

¿Todavía tienes dudas? No hay problema. Te damos una serie de ventajas que harán que te acabes de convencer. ¿No te lo crees? ¡Sigue leyendo!

Es mucho más romántica

Estaba claro, ¿no? El atardecer, las velas, el sonido del mar, el ambiente desenfadado, tú, tu futuro marido o mujer… En definitiva, que más bonito no va a poder ser. Y, si encima lo decoras a tu gusto y lo iluminas, vas a crear el escenario perfecto para cualquier boda. ¡Inolvidable!

Más íntimo

Esta opción es perfecta para aquellas novias que desean hacer una boda íntima. Si no tienes más de 50 invitados vas a poder hacer que se sientan cómodos y que disfruten al máximo del día. Ojo, si sois más también lo haréis, pero vas a tener que fijarte en todos los detalles para que no falte nada.

Poca decoración

Estas bodas requieren de poca decoración ya que solo con el mar de fondo y el cielo harán de las suyas. El decorado natural es, sin duda, el mejor. Aun así, puede quedar muy bonito que adornes el pasillo hacia el altar y que pongas un arco de flores blancas naturales que haga que todo sea todavía más especial.

Vestidos cómodos

El casarse en la playa hace que el código de vestimenta sea mucho más relajado. Vestidos vaporosos, zapatos planos… Vamos, que los invitados te lo agradecerán y mucho. Y más si es en pleno verano. Reconozcamos que a nadie le gusta ponerse un traje chaqueta en pleno julio (por ejemplo). Una boda ibicenca, con flores… ¡Tú decides! Tan solo tendrás que ponerlo en la tarjeta y listo.

Fotos espectaculares

Y, por último, imagínate por un momento las fotos de ese día. Sin duda serán increíbles. Aquí, sí o sí, tienes que optar por un buen fotógrafo que se encargue de inmortalizar cada momento de tu día.

Y, sobre todo, lo que decimos siempre, ¡disfruta del proceso! Solo te casas una vez en la vida (por lo general) y tienes que conseguir que ese día sea único e irrepetible. Vamos, que lo tienes que recordar para el resto de tu vida. Así que, organiza tus ideas, mira bien qué es con lo que siempre has soñado y, justo eso, ¡haz que sea una realidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *